Blog del Dr. Sergi Sastre


Programar visita

Blog del Dr. Sergi Sastre

@drsergisastre

21 septiembre, 2015

La rotura de ligamento cruzado de Rafinha, una lesión habitual

Estrenamos este blog de traumatología deportiva, en el que hablaremos de lesiones en el deporte, de su tratamiento, de prevención, recuperación y muchas cosas más.

Empezamos explicando el caso en concreto de la lesión sufrida por Rafinha Alcantara, jugador del FC Barcelona, la semana pasada en el partido de Champions League que enfrentó a su equipo con la AC Roma. El brasileño sufrió una dura entrada del belga Radja Nainggolan que le rompió el ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla derecha.

El ligamento cruzado anterior (LCA) es el ligamento que más frecuentemente se rompe en las lesiones deportivas, sobretodo en deportes de contacto y que impliquen giros bruscos de la rodilla. Sin embargo, actualmente tiene un muy buen pronóstico y una magnífica recuperación. Tenemos ejemplos de vuelta a la práctica deportiva al mismo nivel o incluso mejor: en futbolXavi Hernández; en baloncesto, Ricky Rubio; en balonmano, Carlos Ruesga; o en fútbol americano, Tom Brady.

Los ligamentos de la rodilla son, básicamente:

El principal problema de las lesiones de los ligamentos cruzados es que difícilmente se curan por si solos, por eso es necesario tener que operar (artroscopia de rodilla) en su gran mayoría. En cambio, el ligamento lateral interno tiene una alta tasa de curación por si sólo con un tratamiento conservador (no quirúrgico).

¿Por qué se rompe el ligamento cruzado?

El mecanismo más frecuente es por un giro de la rodilla. Al quedarse el pie clavado en el suelo o bloqueado por un jugador contrario , como ha sido el caso de Rafinha, y seguir girando de manera excesiva el cuerpo del jugador, hace que éste ligamento no pueda resistir la tracción excesiva y se rompa. En el caso que éste giro sea demasiado brusco o se produzcan otros movimientos asociados, puede comportar que se rompan también otras estructuras de la rodilla (meniscos, cartílago, ligamentos laterales…), lo cual empeora también el pronóstico final.

ligamento_cruzado_rotoImagen de resonancia con el LCA roto

¿Cuál es la función del Ligamento cruzado anterior (LCA)?

Este ligamento evita que la rodilla “tenga juego”. Es decir, evita que se mueva la tibia respecto al fémur de delante a atrás, pero sobretodo controla que el fémur no gire sobre la rodilla. Es un importante estabilizador de la rotación de la rodilla, sin él la rodilla queda “como bailando”.

“La artroscopia ha revolucionado el tratamiento de las lesiones deportivas”

¿Cómo se tratan las lesiones del Ligamento cruzado anterior (LCA)?

En su gran mayoría hay que acabar operándolas casi todas. Cómo he comentado, al no cicatrizar por si solo hay que sustituir éste ligamento roto por otro tendón, realizar lo que llamamos una plastia. Actualmente con la artroscopia es posible sustituir el ligamento y las lesiones asociadas con mínimas incisiones, lo que comporta una recuperación más rápida, con menor dolor y con más precisión en el tratamiento. La artroscopia ha revolucionado el tratamiento de las lesiones deportivas.

Lo más aceptado en la literatura médica internacional es utilizar en estos casos otros tendones propios del paciente, los más frecuentes son el tendón rotuliano y los tendones isquiotibiales, para sustituir el LCA roto.

reconstruccion_ligamento_cruzado_isquiotibialesImagen artroscópica de la reconstrucción del ligamento cruzado con isquiotibiales

Y después, ¿cuánto tiempo tardo en recuperarme?

Tiene que haber un equilibrio entre empezar a movilizar muy rápido pero con riesgo que el ligamento se “afloje”, o dejarlo “quieto” mucho tiempo para asegurar la cicatrización, pero esto comporta más rigidez y más atrofia muscular.

Los plazos aproximados y generalizados de recuperación son:

“NO hay que operar en plena fase inflamatoria de la lesión”

¿Por qué a Rafinha le operan enseguida y a mi no?

No es que sea mejor operar pronto, lo que NO hay que hacer es operar en plena fase inflamatoria de la lesión.

En deportistas profesionales, cómo el diagnóstico inicial suele hacerse inmediatamente (en menos de 24 h con una resonancia) y sabiendo que el ligamento no va a cicatrizar, cuanto antes se opere y menos inflamación se produzca (tanto por la lesión como por la cirugía), más rápida y mejor es la recuperación.

En deportistas amateurs, como habitualmente el diagnóstico se retrasa 1-2 semanas, estamos en plena fase inflamatoria de la lesión, con atrofia muscular asociada. En estos casos, es mejor para el paciente iniciar un proceso de rehabilitación prequirúrgica para disminuir la inflamación y mejorar el tono muscular. Y es aproximadamente a partir de las 4-6 semanas que se puede optar por la cirugía. En cuantas mejores condiciones se llega a la cirugía, más rápida y mejor es la recuperación de después.

*Foto de portada: Wikipedia

BANNER-CITA-SergiSastre

 

Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla