Blog del Dr. Sergi Sastre


Programar visita

Blog del Dr. Sergi Sastre

@drsergisastre

22 julio, 2016

CrossFit: el entrenamiento de moda, no exento de lesiones

El CrossFit es un tipo de entrenamiento de alta intensidad, compuesto por ejercicios funcionales, constantemente variados. Es un programa de fuerza y acondicionamiento físico general. Suele encadenar movimientos de diferentes disciplinas al mismo tiempo, tales como la halterofilia, el atletismo y la gimnasia. El objetivo es desarrollar diferentes capacidades: resistencia cardiovascular y respiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, coordinación, equilibrio y precisión. Este entrenamiento no aísla el trabajo muscular como ocurre cuando ejercitamos nuestro cuerpo con máquinas convencionales. Los movimientos practicados en CrossFit son los que se utilizan diariamente en la vida cotidiana, por lo que sus resultados son más efectivos. Sin embargo, las lesiones en el CrossFit también son habituales, siendo los músculos y tendones los que más sufren.

Se trata de un programa de entrenamiento que ayuda a conseguir varios objetivos (pérdida de peso, fortalecer y tonificar músculos, aumentar capacidad cardiovascular …) y que se puede practicar de manera aislada o para mejorar los resultados en otros deportes (running, triatlón, artes marciales, balonmano, tenis,…).

Se suele trabajar con lo que se llama la fuerza máxima (Fmáx), lo que viene a significar trabajar con el máximo peso posible que podamos ejecutar. Por lo que los tendones y los músculos suelen ser los más afectados en estas lesiones. En este deporte son mucho menos frecuentes las lesiones de los meniscos o el ligamento cruzado de la rodilla al no haber contacto físico ni excesos de pivotación de las rodillas.

sastre-sergi

“En CrossFit, se suele trabajar la fuerza máxima, por lo que los tendones y los músculos suelen ser los más afectados por lesiones”

Dr. Sergi Sastre

 

Los tendones pueden afectarse por situaciones como los esfuerzos bruscos, traumatismos directos, sobreuso e incluso el exceso de entrenamiento en las prácticas deportivas.

Las lesiones tendinosas pueden ser, de manera general,  de tres tipos:

Tendinitis: Consiste en la lesión reciente de un tendón, es muy dolorosa, se acompaña por aumento de volumen, limitación para el movimiento y rigidez. En el caso de la rodilla, el tendón que se afecta más frecuentemente es el tendón rotuliano, el que une la parte inferior de la rótula con la tibia, ya que es el que realiza toda la fuerza para aguantarnos de pie, muy involucrado cuando trabajamos ejercicios de cuádriceps como los squats. La tendinitis puede ser aguda, si la causa que la ha provocado es de pocos días de evolución. O puede ser una tendinitis crónica, en el caso de lesiones de tiempo de evolución que no han mejorado con los tratamientos habituales. Éste tipo de lesiones crónicas suelen evolucionar  a la tendinosis. En los casos de tendinitis agudas, el tratamiento suele ser el reposo deportivo, el frío local y los antiinflamatorios. Siempre es mejor ponerse en manos de un traumatólogo especialista en este tipo de lesiones deportivas para conocer la causa y su tratamiento específico. Otra articulación muy afectada por las tendinitis, suele ser el hombro, al tratarse de una musculatura menos desarrollada que las piernas y muy involucrada en este deporte (Press, pull up, push up…). Los tendones más afectados en este caso suele ser el supraespinoso y la porción larga del bíceps.

Tendinosis:
Cuando una tendinitis no se resuelve, bien sea porque no se llevó a cabo el tratamiento adecuado o no se cumplió con el reposo requerido, se prolonga en el tiempo convirtiéndose en una lesión crónica que se conoce como tendinosis. En esta condición hay un proceso degenerativo del tejido que conforma el tendón. Es decir, en estos casos hay un desgaste del tendón, no sólo una inflamación. El tratamiento en estos casos suele ser más complicado, ya que no hay un tratamiento único eficaz. Hay que tratarlo a nivel multidisciplinar: modificar pauta de entrenamiento, ejercicios de estiramientos excéntricos, ortesis, tapings, pautas de fisioterapia, infiltraciones con Plasma Rico en Plaquetas, tratamiento con EPI… En estos casos los antiinflamatorios y el reposo no son efectivos, y sólo contribuyen a cronificar la lesión.  Su médico especialista le recomendará el tratamiento más eficaz en cada caso.

Tenosinovitis: En esta lesión se inflama no solo el tendón sino también la vaina tendinosa que lo recubre, esto es muy característico de según qué tipo de tendones que poseen una vaina para su desplazamiento (sobretodo en la muñeca-mano y pierna-pie). Se trata de una lesión muy dolorosa acompañada por una hinchazón y rigidez importantes y suele producirse una crepitación.

BANNER-CITA-SergiSastre

Escribe un comentario