Blog de Bárbara Romano


Programar visita

Blog de Bárbara Romano

@barnaclinic

8 febrero, 2019

Alimentación en cáncer de páncreas y tras cirugía pancreática

El cáncer de páncreas es un tipo de enfermedad que influye muy directamente en el estado nutricional del paciente. Las personas que lo sufren pueden presentar múltiples síntomas digestivos como la dispepsia o digestión pesada, meteorismo o hinchazón abdominal y la anorexia o falta importante de apetito, entre otros. Si no existe una intervención nutricional precoz para revisar la alimentación en el cáncer de páncreas o tras cirugía pancreática, el riesgo de desnutrición y pérdida de peso, especialmente de masa muscular, es elevado.

Alimentación en cáncer de páncreas durante el tratamiento con quimioterapia

Cuando se sigue un tratamiento del cáncer de páncreas con quimioterapia, los efectos secundarios suelen implicar: afectación a nivel digestivo como: náuseas, vómitos, mucositis, falta de apetito, diarreas… Aunque no existe una dieta específica para el tratamiento oncológico, sí que hay alimentos que pueden favorecer la tolerancia y evitar empeorar los síntomas que aparecen con la quimioterapia. Gracias a una dieta adaptada, se puede mantener un estado nutricional adecuado y así tolerar mejor el tratamiento.

“Aunque no existe una dieta específica para el tratamiento oncológico, sí que hay alimentos que pueden favorecer la tolerancia y evitar empeorar los síntomas que aparecen con la quimioterapia”

Bárbara Romano

Alimentación tras cirugía del páncreas

Como bien explica el Dr. Sánchez Cabús en el blog de cirugía del páncreasel páncreas tiene dos funciones principales: exocrina y endocrina. La primera función es para digerir los alimentos que llegan al tubo digestivo y así descomponerlos en nutrientes que puedan ser absorbidos por la pared intestinal. La segunda función regula la glucosa en sangre, secretando hormonas como la insulina. Debido a la extirpación parcial o total del páncreas como tratamiento contra el cáncer, pueden aparecer las siguientes complicaciones:

Malabsorción de grasas

Si se ve afectada la función exocrina, quiere decir que existe una producción insuficiente de enzimas, que son unas proteínas encargadas de la digestión de alimentos. Como síntomas principales, se pueden dar: la pérdida de peso, las diarreas de aspecto graso, llamadas esteatorreas y, con ellas, la posible malabsorción de vitaminas liposolubles (A, D, E, K), entre otros nutrientes. Para ello, el médico pauta enzimas pancreáticas encapsuladas para tomar con las comidas y, en algunos casos, suplementos de vitaminas. Siempre será bajo prescripción médica ya que, estas vitaminas, pueden llegar a ser tóxicas cuando se acumulan en el tejido graso del cuerpo.

A nivel de alimentación, se debe valorar la tolerancia a las grasas, especialmente las primeras semanas después de la cirugía del páncreas. La reintroducción de alimentos hasta alcanzar una pauta de dieta equilibrada se hace de manera progresiva y según la tolerancia del paciente. En caso de que no se digieran bien las grasas, se puede considerar pautar temporalmente un aceite especial, que no precisa de las enzimas pancreáticas para ser absorbido, y así aumentar el aporte energético de la dieta, evitando efectos no deseados como la esteatorrea. Este aceite aporta triglicéridos de cadena media y se le llama MCT por sus siglas en inglés (Medium Chain Triglycerides).

“Ante malabsorción de grasas, se puede pautar temporalmente aceite MCT (Medium Chain Triglycerides), que no precisa de las enzimas pancreáticas para ser absorbido, y así aumentar el aporte energético”

Bárbara Romano

Hiperglucemias (azúcar elevado en sangre)

En estos casos, lo más importante es mantener un consumo constante de hidratos de carbono complejos (pan, pasta, arroz, legumbres, patata, cereales, etc.) para evitar hipoglucemias o bajadas de azúcar en sangre, que son más peligrosas que el exceso de glucosa en sangre. A la vez, es necesario evitar el consumo de azúcares simples como azúcar de mesa, bollería, etc. que favorecen las subidas bruscas de azúcar. En muchos casos, lo más adecuado será plantear más comidas al día y de menor cantidad, para conseguir este aporte continuo de hidratos de carbono. O incluso, evitar restricciones de la pauta dietética en caso de sufrir anorexia, ya que evitar la hipoglucemia se convierte en una prioridad. Para ello, es importante hablar con el profesional sanitario que ajuste su alimentación.

En lo que se refiere al tratamiento nutricional, especialmente si es desde el inicio del diagnóstico, para evitar complicaciones, puede ser una gran herramienta para mejorar la calidad de vida del paciente. Para ello, aconsejamos consultar con un dietista-nutricionista ante el cáncer de páncreas o tras cirugía del páncreas, que adaptará su alimentación en cada situación y según sus gustos.

“Aconsejamos consultar con un dietista-nutricionista ante el cáncer de páncreas o tras cirugía del páncreas, que adaptará su alimentación en cada situación y según sus gustos”

Bárbara Romano


¿QUIERE CONTACTAR CON BÁRBARA ROMANO?

PEDIR CITA

Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla