Blog de nutrición | Bárbara Romano


Programar visita

Blog de nutrición | Bárbara Romano

@barnaclinic

3 septiembre, 2019

Aspectos imprescindibles para hacer una alimentación saludable

Buena alimentación saludable

Una buena alimentación o una alimentación saludable es la que promueve la salud, la que regula el organismo y la que reduce la aparición de enfermedades crónicas. Hasta ahí, todos de acuerdo. Pero ¿qué características son las que consiguen fomentar esta alimentación equilibrada y saludable? Vamos a verlas a continuación.

La importancia de una alimentación saludable. 6 claves que explican cómo lograr una buena alimentación

1. SIN PRISAS, POR FAVOR

Sabemos que el estrés es nocivo y por ello debemos intentar minimizarlo en todos los aspectos de nuestra vida. Esto también incluye las comidas. Una alimentación saludable necesita de pausa, comer con prisas no trae beneficio alguno. Primero, porque muchas veces las elecciones de menú son menos adecuadas que cuando planificamos o tenemos tiempo. Segundo, porque al comer deprisa y masticar poco, la digestión se complica aumentando el riesgo de sufrir acidez de estómago, reflujo, digestiones pesadas, etc. y, tercero, porque no le damos el tiempo suficiente al estómago para “avisarnos” de que está lleno, lo que se traduce en una cierta tendencia a comer en exceso. De ahí surge el siguiente punto…

2. LA CANTIDAD NECESARIA

Aunque son muchos los factores que influyen en el aumento de peso, uno de los principales es la comida. Si se come más cantidad de la que nuestro organismo necesita, es fácil que subamos de peso a medio o largo plazo. Con los kilos de más, se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades como la presión arterial y el colesterol elevados, el mal control del azúcar en sangre o la depresión, entre otros. Esto no quiere decir que, para llevar una buena alimentación, debamos comer lo mínimo, saltarnos comidas ni nada por el estilo; quiere decir que debemos encontrar un equilibrio y no excedernos. Aprender a saber controlar y evitar los extras que nuestro cuerpo no necesita.

3. PREDILECCIÓN POR LO CASERO

Hay que huir de los alimentos ultraprocesados. Es decir, aquellos que nos pueden facilitar el día a día –calentar y listo para comer– pero que con el tiempo pasan factura en la salud. Aunque la industria alimentaria está realizando cambios en la formulación de muchos de sus productos, deben evitarse o dejarse para ocasiones muy puntuales. Por el contrario, si queremos hacer una alimentación saludable, debemos priorizar siempre los alimentos crudos o mínimamente procesados. Por ejempo: el aceite de oliva, las verduras congeladas, el pan, la pasta, las legumbres en conserva, etc. Y, lo ideal, cocinar más. A veces, el ritmo diario lo dificulta, pero, para ello, puede resultar útil planificar las comidas semanales y hacer cocciones fáciles que no requieran de mucha atención ni tiempo. Como cremas de verdura, pescado o pollo al horno, etc.

4. DE ALTA DENSIDAD NUTRICIONAL

Los alimentos ricos en nutrientes deben predominar en una dieta equilibrada y en una buena alimentación. Hablamos de alimentos que aportan, además de proteínas, carbohidratos y/o grasas de calidad, vitaminas, minerales y antioxidantes. Son múltiples los alimentos que cumplen con estas características y cuanta más variedad consumamos –insisto, siempre de calidad– más fácil aportarlos todos.

Frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, pescados, huevos, carnes magras, té, café…

Bollería, aperitivos tipo chips, platos precocinados, carnes procesadas, bebidas azucaradas o con alcohol…

5. GRASAS SALUDABLES, SIEMPRE

Para seguir una dieta saludable, debemos apostar SIEMPRE por las grasas saludables. Estas son, principalmente, las grasas insaturadas como las presentes en los aceites vegetales tipo el de oliva, los frutos secos, el aguacate, las aceitunas, el pescado azul (salmón, atún, sardinas, boquerones…), etc. Consumir estos alimentos a diario o semanalmente ayudan a mantener una buena salud cardiovascular y cerebral y evitan eventos como el infarto de miocardio o los accidentes vasculares cerebrales.

* Hago una puntualización: aunque los aceites de palma y de coco son vegetales, por su perfil de ácidos grasos, no son aconsejables para consumir de forma habitual. Favorecen el aumento de LDL o colesterol malo en sangre.

6. CON ABUNDANTE FIBRA

La fibra es mundialmente conocida por regular el ritmo intestinal y reducir el estreñimiento. Sin embargo, tiene otros efectos beneficiosos para la salud. Entre ellos destacan: su capacidad para producir saciedad –y así controlar mejor el peso corporal–, reducir el colesterol y el azúcar en sangre, prevenir varios tipos de cáncer y “alimentar” la microbiota intestinal. Es decir, los microorganismos que se encuentran en el colon y a los que cada vez se le atribuyen más efectos sobre nuestra salud. Por esta razón, comer a diario al menos cinco raciones de frutas y verduras, priorizar los cereales integrales y sus derivados, introducir hasta tres o cuatro veces por semana legumbres y casi a diario frutos secos, se convierten en aspectos primordiales para mantener una salud adecuada.

Barbara romano - dietista-nutricionista barnaclínic

Comer a diario al menos cinco raciones de frutas y verduras, priorizar los cereales integrales y sus derivados, introducir hasta tres o cuatro veces por semana legumbres y casi a diario frutos secos, se convierten en aspectos primordiales para mantener una salud adecuada”

Bárbara Romano

Y entonces ¿cómo hacer una alimentación saludable?

En resumen, una alimentación saludable o una buena alimentación es aquella que prioriza los alimentos vegetales, el aporte elevado de nutrientes y las cocciones que favorecen su absorción. Ejemplos hay muchos, como la dieta mediterránea, la japonesa o la vegetariana. Así pues, hay dónde escoger, según la cultura, las costumbres y las convicciones de cada uno.


¿QUIERES CONTACTAR CON BÁRBARA ROMANO?

PEDIR CITA

Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla