Blog de Bárbara Romano


Programar visita

Blog de Bárbara Romano

@barnaclinic

1 marzo, 2018

Relación entre la gota y la alimentación

la gota y la alimentación

Cuando pensamos en la gota, nos viene a la mente un hombre de mediana edad con barriga prominente, cara sonrojada, sentado aquejado de dolor en el dedo gordo del pie y en una mesa preparado para disfrutar de una gran comida. Existen muchos personajes de la historia con estos rasgos, desde el Imperio romano a nobles de la edad media como el rey Enrique VIII. Este era un mal de clase alta porque eran los que se podían permitir el consumo diario y elevado de carnes, alcohol, etc. Estos clichés pueden darnos alguna pista de cómo el estilo de vida puede influir en esta enfermedad y de la importancia de la relación entre la gota y la alimentación.

¿Qué es la gota?

Primero definámosla. La gota es un tipo de artritis que se caracteriza por sufrir dolor e inflamación de una o más articulaciones del cuerpo y se debe al cúmulo de cristales de ácido úrico en ellas. Esta patología la padecen personas con una carga genética que les predispone a ella cuando hay hiperuricemiaácido úrico elevado en sangre. Esto significa que no todos podemos sufrir sus síntomas.

¿Por qué sucede la gota?

El ácido úrico es el producto resultante de la metabolización de las purinas, unas moléculas que forman parte de las proteínas. Siempre hay ácido úrico en nuestra sangre, pero cuando alcanza niveles elevados puede deberse a una producción excesiva o una eliminación insuficiente.

Las purinas están presentes principalmente en carnes rojas, pescado azul y los derivados de estos alimentos. Por esta razón, se aconseja limitar el consumo de cárnicos a un máximo de 150-200g/día. Se prioriza la carne blanca, huevos y pescado blanco sobre el pescado azul, la carne roja, de caza y vísceras. También se ha visto que es importante restringir el consumo de bebidas ricas en fructosa como refrescos y zumos porque este tipo de azúcar induce la producción de ácido úrico. He aquí la relación entre la gota y la alimentación

¿Sólo influye la alimentación?

No solo existe una relación entre la gota y la alimentación propiamente dicha, hay otros aspectos a tener en cuenta. La deshidratación favorece la concentración de ácido úrico en sangre, por lo que beber suficiente agua al día es un aspecto muy importante. También se deben evitar sustancias que induzcan a la deshidratación como pueden ser las bebidas alcohólicas. Pasar muchas horas en ayunas también puede influir de forma negativa. Más aún si se realizan esfuerzos físicos, como ejercicios extenuantes, porque el organismo entra en catabolismo: degrada las proteínas de la masa muscular para usarlas como fuente de energía.

Es cierto que la hiperuricemia muchas veces se acompaña de otras alteraciones de la salud como la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos altos, el exceso de peso, etc. Este conjunto de comorbilidades se conoce como síndrome metabólico y perder peso es una de las primeras estrategias para mejorar la situación… pero debe hacerse de forma correcta, con una pérdida progresiva gracias a una pauta alimentaria adecuada y una actividad física adaptada al paciente. Hacerlo sin control de profesionales podría agravar el problema. Las dietas muy bajas en energía y ricas en proteínas favorecen las pérdidas pronunciadas de peso, tan desaconsejables en estos pacientes.

¿Cuál es el tratamiento de la gota?

Aparte de la medicación, aspecto esencial en el tratamiento de la gota, también puede ayudar la alimentación. Los alimentos de origen vegetal son los grandes aliados en muchas enfermedades y esta no es una excepción. Una alimentación rica en hidratos de carbono complejos, como cereales integrales y sus derivados –pasta o pan–, legumbres y tubérculos, así como las verduras y hortalizas, favorecen la excreción de ácido úrico por la orina.

Es aconsejable limitar el consumo de ciertos alimentos ricos en proteínas animales, como los citados antes por su alto contenido en purinas, tanto en cantidad como frecuencia. Al menos hasta que se haya resuelto el episodio agudo de gota.

Una hidratación suficiente y un control adecuado del peso corporal también influyen positivamente en la evolución de la hiperuricemia.

La genética, la gota y la alimentación

Por lo tanto, aunque la genética es la principal causante de esta patología, la gota y la alimentación están muy relacionadas. Puede resultar útil tener en mente a esos nobles de antaño que hacían tantos excesos y recordar que un estilo de vida saludable puede ayudar a evitar estos episodios tan dolorosos.


banner-cita-barbara-romano

Be Sociable, Share!
    Be Sociable, Share!

      Comentarios (1)

      1. tusdietas.nets

        Hola! Interesante artículo. Mi suegro sufre de gota y por lo que dice parece muy molesto. Llevar una dieta saludable es importante para no sufrir de gota como de azúcar y enfermedades relacionadas con una mala alimentación. Un saludo

      Escribe un comentario

      Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla