Blog de Bárbara Romano


Programar visita

Blog de Bárbara Romano

@barnaclinic

30 octubre, 2017

Alimentación y disfunción eréctil

Alimentación y disfunción eréctil

La disfunción eréctil es un problema de salud que afecta a más de un millón de hombres en nuestro país. Se le debe prestar mucha atención, no sólo para alcanzar una salud sexual óptima sino también porque esta alteración es, en muchos casos, un síntoma centinela: la primera alerta que nos da el organismo sobre otra enfermedad, como pueden ser problemas cardíacos o la diabetes.

La dieta y la nutrición pueden jugar un papel fundamental en la aparición y prevención de esta patología. En el post de hoy explicaremos cómo se relacionan alimentación y disfunción eréctil.

Es por esta razón que hombres con colesterol elevado, hipertensión, diabetes, que son fumadores, sedentarios y/o que presentan exceso de peso, tienen mayor riesgo de sufrirla, ya que estas patologías pueden dañar los nervios del pene y pueden afectar a los vasos sanguíneos, disminuyendo el riego de sangre del miembro. Por fortuna, después de visitar al urólogo para que evalúe la situación y adecue la medicación necesaria, cambiar de estilo de vida hacia uno más saludable puede mejorar esta afectación en la mayoría de los casos.

La adecuada alimentación y disfunción eréctil

La dieta mediterránea vuelve a ser un plan alimentario que complementa a la perfección con la disfunción eréctil. Al ser rica en verduras y hortalizas, frutas, legumbres y cereales integrales, se consigue un mejor control del azúcar en sangre por medio del aporte de fibra alimentaria y de la eliminación de azúcares simples y de harinas refinadas, así como una presión arterial adecuada (siempre que no se añada mucha sal en las comidas) debido a su elevado aporte en potasio.

Gracias al aceite de oliva, los frutos secos y el consumo de pescado, tanto blanco como azul, por encima del de carnes, se consigue un mejor perfil lipídico en sangre: colesterol total, colesterol malo -LDL- y triglicéridos más bajos y colesterol bueno -HDL- más elevado. Además, estos alimentos aportan vitamina D que contrarresta los radicales libres y potencia el óxido nítrico favoreciendo así la erección.

La moderación de las raciones de los platos, así como el fraccionar las comidas durante el día, ayuda a reducir el peso siempre que la elección de alimentos cumpla con las bases de una alimentación saludable que describo.

Un paso más, la actividad física

Cómo hemos visto, alimentación y disfunción eréctil están o pueden estar estrechamente relacionados, pero eso no es todo. Si a estos cambios en la alimentación se le suma una actividad física regular, de al menos 30 minutos diarios, el efecto protector se ve potenciado consiguiendo un resultado óptimo tanto a nivel sexual como a nivel global de salud.


banner-cita-barbara-romano

Be Sociable, Share!
    Be Sociable, Share!

      Escribe un comentario