Blog de Bárbara Romano


Programar visita

Blog de Bárbara Romano

@barnaclinic

25 julio, 2016

5 consejos sobre alimentación en verano

Si pensamos en las vacaciones de verano nos vienen a la cabeza las ideas de relax, desconexión de la rutina diaria y disfrutar del buen tiempo. También pensamos en las tapas, la cerveza, los helados, el vermut antes de la comida… Conceptos que no tienen que estar reñidos con una alimentación adecuada siempre que no se conviertan en los protagonistas de nuestra dieta. A continuación os ofrezco algunos consejos sobre alimentación en verano, sobre cómo encontrar el equilibrio durante estos meses de calor.



agua

Hidratación

Este aspecto es muy importante en esta época del año ya que la pérdida de agua corporal a través de la transpiración es mucho mayor que en otros meses. Generalmente recomendamos beber entre 1.5 y 2L (a no ser que exista una restricción médica) equivalente a 6, 8 ó 10 vasos según el tamaño del recipiente que utilicemos, y puede ser en forma de agua, infusiones frías, polos, zumos, batidos, horchata, etc. Sólo hay que tener en cuenta que algunas de las propuestas también aportan energía así que, aunque podemos variar, debemos recordar que el agua es la mejor opción para hidratarnos, sobretodo en verano.

frutas-verduras

Más frutas y verduras

Los alimentos también son buena fuente de agua, especialmente las frutas y verduras crudas. Como en verano existe una mayor variedad de éstas, resulta más apetecible comerlas que en otras épocas del año por lo que debemos aprovechar para introducirlas, si no lo hacemos ya, en el desayuno, a media mañana, de postre, en ensaladas, etc. Tanto las verduras como las frutas no sólo son ricas en agua sino también en fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes por lo que son una opción sana y muy nutritiva. En caso de necesitar controlar en consumo azúcares simples (diabetes, triglicéridos elevados o control de peso), recomendamos no consumir más de tres piezas diarias de fruta y siempre mejor la pieza entera que en zumo. Aún así, recordemos que son infinitamente mejores opciones que la bollería, galletas y demás alimentos ricos en azúcar.

dieta-equilibrada

Dieta equilibrada

El concepto de alimentación equilibrada debería mantenerse durante todo el año y no como algo temporal, por lo que nuestra alimentación en verano debe mantenerse “equilibrada”. Seguiremos consumiendo todos los grupos de alimentos que nuestro cuerpo necesita pero que pueden presentarse de diferente manera. Por ejemplo, las féculas pueden aparecer como la clásica paella o fideuá o combinarlas con verduras en forma de ensalada de pasta, de patata o de legumbres; los lácteos pueden tomarse esporádicamente en forma de batido o helado (por su aporte extra de azúcar no es aconsejable comerlos a diario); las frutas en macedonia, batidos o con la ensalada, los pescados ganan protagonismo ante las carnes como fuente de proteínas, etc.

evitar-excesos

Cuidado con los excesos

Ya bien sea por la relajación, por el cambio de hábitos en las vacaciones o por los actos sociales que, en su gran mayoría, se escenifican alrededor de la mesa, son muchos los que ganan peso durante el verano. Esto se debe a que la alimentación en verano suele ser más desordenada y se consume más alcohol, más azúcares y más fritos. El concepto de comer poco y más veces -aconsejamos unas cinco al día- no debe olvidarse durante el verano. Siempre se debe procurar que las opciones a elegir sean adecuadas y no sólo a base de alimentos ricos en azúcares y/o grasas como pueden ser ciertas tapas fritas, aperitivos, refrescos, dulces, etc. En cuanto al consumo de refrescos y alcohol, aunque sea preferible consumirlos esporádicamente o evitarlos, daremos un consejo práctico para quien no pueda resistirse: para saciar la sed no existe nada mejor que el agua, por lo que antes de pedir una cola o cerveza es mejor beber un buen vaso o botellín de agua fresca para así disfrutar de la bebida elegida a continuación.

evitar-intoxicaciones

Evitar intoxicaciones

Debido a las altas temperaturas y a, quizás, una cierta relajación en la higiene a la hora de manipular los alimentos, los casos de intoxicaciones alimentarias siempre aumentan en verano. Los alimentos que suelen provocar más intoxicaciones por salmonelosis, son los huevos crudos o preparaciones que lo contengan, como puede ser la mayonesa casera, carnes de aves que no hayan sido cocidas por completo o alimentos cocidos que no se han conservado adecuadamente. Es por ello que se aconseja: guardar en la nevera los alimentos que no se vayan a consumir de inmediato, para conseguir reducir lo antes posible su temperatura; no lavar los huevos antes de guardarlos en la nevera –la cáscara es porosa y podría introducirse la bacteria-; evitar usar los que están rotos y asegurar una cocción completa de las carnes. No debemos olvidarnos el simple pero básico gesto de lavarnos las manos antes de cocinar y de comer, que también puede evitar muchas infecciones.

 

Como podemos ver, el verano y las vacaciones no tienen porqué estar reñidas con una alimentación variada, saludable y sabrosa. La alimentación en verano debe ser equilibrada, debemos hidratarnos con agua y consumiendo frutas y verduras, debemos controlar los excesos, y estar atentos con la higiene para evitar intoxicaciones. ¡Seguid estos consejos y disfrutad del verano y el calor sin necesidad de hacer una dieta restrictiva!

Image by GlassDharma


¿QUIERES CONTACTAR CON BÁRBARA ROMANO?

PEDIR CITA

Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla