Blog de Men's Health

@barnaclinic

18 julio, 2014

Tratamiento para la disfunción eréctil (1ª parte: Estilo de vida y medicación oral)

El fin último del tratamiento para la disfunción eréctil es recuperar la capacidad de penetración durante el acto sexual y la satisfacción del paciente y su pareja con el resultado obtenido. Es importante señalar que el tratamiento de la disfunción eréctil es diferente al tratamiento de la mayoría de las enfermedades debido a que la actividad sexual es intermitente y a que implica la participación de la pareja, cuyo apoyo es vital para el éxito del tratamiento.

Hoy en día los tratamientos farmacológicos para la disfunción eréctil existentes pueden reestablecer la función eréctil en la mayoría de los hombres que padecen este problema. No obstante, restablecer la función eréctil y recuperar una relación sexual satisfactoria son objetivos diferentes. En este sentido no todos los tratamientos para la disfunción eréctil son iguales y algunos pueden poner limitaciones a las relaciones sexuales que resulten frustrantes para el hombre que la padece y para su pareja dificultando el restablecimiento de una relación sexual plena y espontánea y conduciendo, en ocasiones, al fracaso del tratamiento y a su abandono.

Estilo de vida

Cambios en los hábitos nocivos como dejar de fumar, no beber alcohol en exceso o seguir una dieta equilibrada pueden producir una mejoría en la disfunción eréctil o incluso eliminarla por completo.

Medicación oral

La medicación oral es el tratamiento de primera elección para la mayor parte de pacientes que sufren de disfunción eréctil. Son tratamientos sencillos y de fácil administración. Entre ellos se encuentran:

Tadalafilo: actúa aumentando el flujo sanguíneo en el pene en presencia de estimulación sexual. Su administración debe realizarse aproximadamente 30 minutos antes de mantener la relación sexual. La eficacia de Tadalafilo puede durar hasta 24 horas después de la administración.

Además la ingesta de alimentos no afecta a la absorción de Tadalafilo.

Clorhidrato de Apomorfina: actúa sobre el cerebro, pudiendo amplificar la señal nerviosa que causa la erección. Para que sea eficaz, se requiere estimulación sexual. Su administración se realiza por vía sublingual aproximadamente 20 minutos antes de la relación sexual. Su ingesta simultánea con alcohol puede causar un aumento de la incidencia y alcance de la hipotensión.

Sildenafilo: actúa aumentando el flujo sanguíneo del pene en presencia de estimulación sexual. Su administración debe realizarse aproximadamente 60 minutos antes de mantener la relación sexual. Sildenafilo, a las 4-5 horas de ser administrado, aún fue capaz de producir una erección en respuesta a la estimulación. Cuando se administra con alimentos la velocidad de absorción de Sildenafilo disminuye con un retraso medio en la tomax de 60 minutos y una reducción media en la Cmax del 29%.

Vardenafilo: también actúa aumentando el flujo sanguíneo en el pene, en presencia de estimulación sexual. Su administración debe realizarse aproximadamente 25 a 60 minutos antes de la relación sexual. La semivida terminal es de 4-5 horas aproximadamente. Al administrar vardenafilo con una comida con un alto contenido en grasas (57% de grasa), la velocidad de absorción se reduce, con un retraso de 1 hora para alcanzar la concentración máxima y una reducción media de la concentración plasmática máxima del 20%.

Comparte nuestros contenidos con tus contactos!

Comentarios (1)

  1. Pingback: Ondas de choque para la disfunción eréctil - Blog del Dr. García Cruz Blog del Dr. García Cruz Blog

Escribe un comentario