Blog del Dr. Guillem Bori


Programar visita

Blog del Dr. Guillem Bori

@GuillemBori

26 febrero, 2018

Infección de prótesis de rodilla o cadera: Diferencias entre infección aguda y crónica

Infección de prótesis de rodilla o de cadera

La infección de prótesis articulares es una de las complicaciones más importantes después de la colocación de una prótesis articular. La incidencia es del 1-3% en prótesis primarias y puede alcanzar valores del 10-15% en cirugías de revisión. En este post explicaremos las diferencias básicas entre la infección aguda y crónica de una prótesis de rodilla o cadera.

La infección de prótesis, diferente a las otras

La infección protésica de rodilla o cadera es una infección asociada a un implante inerte, la prótesis, y por lo tanto su fisiopatología, diagnóstico y tratamiento es diferente a otras infecciones más conocidas y frecuentes en nuestro entorno como una neumonía, un absceso, … En el caso de la infección de prótesis, el biofilm, que se define como una comunidad de microorganismos que vive adherida irreversiblemente a una superficie inerte, adquiere mucha importancia.

Infección de prótesis aguda vs crónica

Durante los últimos años se han utilizado distintas clasificaciones, pero probablemente la clasificación más útil, des de un punto de vista terapéutico, es la que divide la infección protésica en infección aguda (incluyendo en este grupo las infecciones hematógenas) e infección crónica.

La infección aguda se define como aquella que se produce entre pocos días o semanas, hasta los 3 meses desde la colocación de una prótesis articular. Las infecciones hematógenas son las que se producen desde un foco séptico y colonizan de manera aguda una prótesis “normofuncionante”. En estos dos tipos de infecciones, el biofilm no está maduro, y aun podemos conservar la prótesis mediante un desbridamiento, con recambio de componentes móviles y tratamiento antibiótico. Por lo tanto, el diagnóstico y tratamiento precoces son esenciales para evitar la evolución a una forma crónica, que conlleva la necesidad de recambiar la prótesis articular, con el consiguiente incremento de morbimortalidad para el paciente.

Dr. Guillem Bori

“Ante una infección de prótesis aguda, el diagnóstico y tratamiento precoces son esenciales para evitar la evolución a una forma crónica”

Dr. Guillem Bori

La infección crónica es aquella que se produce pasados 3 meses desde la colocación de una prótesis articular. En este tipo de infección, el biofilm ya está maduro, y la retirada de la prótesis es indispensable para la curación del paciente, además de un tratamiento antibiótico adecuado.

Desde el punto de vista quirúrgico, en casos de infección crónica de prótesis podemos utilizar básicamente dos estrategias quirúrgicas: recambio en 1-tiempo o recambio en 2-tiempos.

 

Origen de la infección de prótesis

La mayoría de les infecciones protésicas son causadas por bacterias. De manera general, los gérmenes más frecuentemente implicados en nuestro medio son del género Estafilococo (60%), siendo el Staphylococcus aureus más frecuente que el Staphylococcus epidermidis; 35% versus 25%. Después encontramos bacilos gramnnegativos (36%) (Escherichia coli 13%, Pseudomonas aeruginosa 11% y Proteus spp. 7%) y Enterococcus spp. (11%). Las infecciones polimicrobianas representan alrededor del 20% y las infecciones causadas por hongos, como la Cándida, son excepcionales. La etiología varia ligeramente si estamos frente a una infección aguda donde predomina  S. aureus, o una infección crónica donde predomina S. epidermidis

 

Ante una infección de una prótesis de rodilla o cadera, sea aguda o crónica, es importante tanto el diagnóstico precoz como un tratamiento quirúrgico y antibiótico adecuado. Todo ello realizado en un centro con amplia experiencia y con profesionales especialistas en este tipo de intervenciones.


Cita Dr. Guillem Bori

 

Be Sociable, Share!
    Be Sociable, Share!

      Escribe un comentario

      Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla