Historias barnaclínic+

Programar visita

Historias barnaclínic+

@barnaclinic

26 noviembre, 2021

La historia de Nadège Mbidi: un trasplante renal para recuperar una vida normal

En noviembre de 2020 a Nadège Mbidi, una maestra de 30 años que vive en la República Democrática del Congo, le diagnosticaron una insuficiencia renal crónica. Esta enfermedad consiste en el deterioro progresivo e irreversible de la función renal. Es decir, los riñones pierden lentamente su capacidad para eliminar toxinas y controlar el volumen de agua del organismo. “En su caso fue imposible poder conocer la causa que generó esta insuficiencia renal. No es algo extraño y pasa en un alto porcentaje de los pacientes que tienen un diagnóstico tardío de su enfermedad”, explica el Dr. Fritz Diekmann, jefe de la Unidad de Trasplante Renal del Hospital Clínic de Barcelona y nefrólogo de barnaclínic+.

Nadège Mbidi - Paciente trasplante renal

«En noviembre de 2020 me diagnosticaron una insuficiencia renal crónica. Fue muy difícil, pero cuando estás enfermo lo primero que hay que hacer es aceptarlo y preguntarse cuáles son los medios que existen para ponerse bien»

Nadège Mbidi

Los riñones de Nadège estaban tan deteriorados que las dos únicas opciones que se le planteaban para poder seguir adelante era o bien someterse de por vida a diálisis, un procedimiento mediante el cual se extraen las toxinas y el exceso de agua de la sangre, o bien conseguir un trasplante de riñón. “Ante estas dos opciones hay que valorar cuál es el mejor tratamiento para cada paciente, y en el caso de Nadège el trasplante era la mejor opción. Pero se enfrentaba al problema de que en la República Democrática del Congo no se hacen este tipo de intervenciones”, explica el Dr. Ignacio Revuelta, nefrólogo del Hospital Clínic de Barcelona.

Ignacio Revuelta - nefrólogo

«En el caso de Nadège el trasplante era la mejor opción, pero en la República Democrática del Congo no se hacen este tipo de intervenciones»

Dr. Ignacio Revuelta, nefrólogo del Hospital Clínic de Barcelona

Una campaña de crowdfunding y el ADN de barnaclínic+

Ante la imposibilidad de reunir los fondos necesarios para costearse la intervención, amigos y familiares de Nadège pusieron en marcha una campaña para recoger donativos que les permitieran lograr la financiación necesaria. “Empezamos pidiendo ayuda a unos amigos y estos a su vez pidieron ayuda a otros amigos suyos y así sucesivamente. La campaña funcionó a través del boca a boca y luego además el asunto se mediatizó porque mis amigos fueron poniendo carteles aquí y allá pidiendo el dinero y también solicitando ayuda a varios hospitales”, explica Nadège Mbidi.

Así fue como esta historia llego hasta barnaclínic+, en donde se dieron todas las facilidades para conseguir llevar a buen puerto la historia de Nadège. “Este tipo de intervención se enmarca en nuestros proyectos de ayuda. Nuestros profesionales lo han hecho de una manera altruista y desde barnaclínic+ hemos asumido una parte de los costes de la intervención. Pero hay una parte de coste material que había que financiar y ahí es donde entran terceras partes que nos puedan ayudar para que personas que viven en países menos desarrollados que el nuestro puedan acceder a un tipo de medicina y de cuidados que de otra manera no sería posible”, comenta el Dr. Jaume Belust, director asistencial de barnaclínic+, quien incide en cómo la institución tiene en su ADN el concepto de la ayuda a otras personas, recordando cómo los ingresos que se generan se revierten en el Hospital Clínic y sirven tanto para la sanidad pública como para ayudar a este tipo de pacientes de otros países sin recursos económicos.

Jaume Balust - Director Asistencial de barnaclínic+

«barnaclínic+ ya tiene en su ADN este tipo de iniciativas para ayudar a otras personas, de hecho todos los ingresos se revierten a la sanidad pública. En el caso de Nadège, nuestros profesionales lo han hecho de una manera altruista y desde barnaclínic+ hemos asumido una parte de los costes de la intervención»

Dr. Jaume Belust, director asistencial de barnaclínic+

Trasplante renal mediante una doble operación mínimamente invasiva

Para realizar un trasplante de riñón una cuestión de vital importancia es que exista una compatibilidad entre receptor y donante. En el caso de Nadège se optó además por un trasplante de persona viva, siendo su hermano Narcisse el donante. “Es fundamental que el donante sea una persona sana, con una buena función renal en sus dos riñones. Y también ayuda en este sentido que sea alguien de la familia o relacionado genéticamente para una mejor compatibilidad del tejido”, añade el Dr. Fritz Diekmann.

Las dos intervenciones precisas, una de extracción del riñón del donante y otra para el trasplante en el receptor, se realizaron a través de laparoscopia. Este es un procedimiento mínimamente invasivo en el que, a través de unos tubos que se introducen por medio de unas pequeñas incisiones en el abdomen, es posible realizar la operación. En el caso de la extracción fueron necesarias dos horas mientras que para el trasplante hizo falta dos horas y media. Esta segunda intervención además se realizó mediante cirugía robótica, para conseguir una mayor precisión en la sutura de los tejidos.

El Dr. Antonio Alcaraz, jefe del Servicio de UrologíaTrasplante Renal del Hospital Clínic de Barcelona y cirujano uro-oncológico de barnaclínic+, fue quien se encargo de realizar ambas intervenciones. “El hecho de haber realizado las dos intervenciones de forma mínimamente invasiva nos aporta diversos beneficios. Por un lado una recuperación más rápida de ambos, tanto donante como receptor. También un beneficio estético y por supuesto un beneficio funcional” explica el experto.

Antonio Alcaraz - cirujano trasplante renal

«Haber realizado las dos intervenciones de forma mínimamente invasiva nos aporta una recuperación más rápida de ambos, un beneficio estético y un beneficio funcional»

Dr. Antonio Alcaraz, jefe del Servicio de Urología y Trasplante Renal del Hospital Clínic de Barcelona y cirujano uro-oncológico de barnaclínic+

Recuperar su vida normal en el Congo 

Gracias a este trasplante, Nadège Mbidi ha podido recuperar su vida normal, mientras que su hermano Narcisse no sufrirá por haber sido el donante. “El objetivo para el receptor es que tenga la misma vida que otra persona de su misma edad. Lo único es que tendrá que recibir una medicación inmunosupresora y hacerse controles anuales periódicos. En cuanto al donante, su vida volverá a ser absolutamente normal después de unas dos o tres semanas. No necesitará ni medicación ni asumir restricciones alimentarias de ningún tipo”, comenta el Dr. Fritz Diekmann.

Fritz Diekmann - nefrólogo trasplante renal

«El objetivo para el receptor es que tenga la misma vida que otra persona de su misma edad. Solo tendrá que recibir medicación inmunosupresora y hacerse controles periódicos. En cuanto al donante, su vida volverá a ser absolutamente normal»

Dr. Fritz Diekmann, jefe de la Unidad de Trasplante Renal del Hospital Clínic de Barcelona y nefrólogo de barnaclínic+

“Mi familia, y yo misma lógicamente, nos sentimos todos profundamente agradecidos al hospital y a todo el equipo que nos han ofrecido un trato muy personal en todo momento”, comenta Nadège. “Creo que es gracias a este tipo de iniciativas que se verá de verdad que hay gente generosa. Si bien es cierto que se trata de instituciones o empresas, lo que quiero decir es que son empresas generosas”, añade su hermano.

Nadège Mbidi - Paciente trasplante renal

«Mi familia, y yo misma lógicamente, nos sentimos profundamente agradecidos al hospital y a todo el equipo que nos han ofrecido un trato muy personal en todo momento»

Nadège Mbidi

Narcisse Mbidi - Donante trasplante de riñón

«Gracias a este tipo de iniciativas se ve que hay gente generosa. Si bien es cierto que se trata de instituciones o empresas, lo que quiero decir es que son empresas generosas»

Narcisse Mbidi, hermano de la paciente y donante


Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla