Blog de oftalmología


Programar visita

Blog de oftalmología

@barnaclinic

19 septiembre, 2018

Tipos de glaucoma: características, síntomas y causas de cada uno

Tipos de glaucoma

Hace un tiempo, explicamos qué es el glaucoma, cómo se produce y cuáles son las fases de esta enfermedad ocular. Como dijimos entonces, en el glaucoma, el aumento de la presión intraocular daña progresivamente el nervio óptico, provocando una pérdida de visión irreversible. En el post de hoy explicaremos los diferentes tipos de glaucoma, sus características, síntomas y la causa cada uno de ellos.

Tipos de glaucoma

Glaucoma primario de ángulo abierto

Es de los tipos de glaucoma mas frecuentes en nuestro medio. Aparece en la población adulta y es el que cursa con las características descritas en el primer post. A partir de los 40 años, la obliteración progresiva de los poros de la malla de drenaje del líquido intraocular conducirá al aumento de la presión intraocular (PIO) que, si se mantiene por encima del límite tolerado por el nervio óptico, causará un daño progresivo de esta estructura y, por lo tanto, un glaucoma. Se denomina de “ángulo abierto” porque el ángulo de la cámara o parte anterior del ojo presenta una apertura adecuada pero su interior se halla “tabicado” o fibrosado y no permite el buen paso de humor acuoso a su través, produciendo su acumulo intraocular y aumento de la PIO.

“El Glaucoma primario de ángulo abierto es el tipo de glaucoma mas frecuente. Aparece en la población adulta y es el que cursa con las características descritas en el primer post

Dra. Elena Millá

Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado se produce cuando el ángulo de la parte anterior del ojo se halla anormalmente estrecho, impidiendo el paso del humor acuoso hacia el canal de Schlemm. Este hecho suelo ocurrir en ojos de pequeño tamaño, como los afectos de hipermetropía, o bien cuando se produce un crecimiento del cristalino ante el desarrollo de una catarata. La catarata produce un empuje del iris hacia delante, que se pliega como una cortina hacia el ángulo. El ángulo se cierra por completo de manera abrupta, produciendo la peligrosa y temida crisis de glaucoma agudo. En esta crisis, el humor acuoso se acumula de manera brusca en el interior del ojo, produciendo un aumento muy elevado y de manera rápida de la PIO. El glaucoma agudo de ángulo cerrado se caracteriza por un dolor muy fuerte y una pérdida visual aguda, a diferencia del glaucoma de ángulo abierto que produce dolor.

“El glaucoma agudo de ángulo cerrado se caracteriza por un dolor muy fuerte y una pérdida visual aguda, a diferencia del glaucoma de ángulo abierto que produce dolor”

Dra. Elena Millá

Glaucoma normotensivo

Ciertos pacientes presentan un daño del nervio óptico muy similar al que hallamos en el glaucoma, pero con una presión intraocular dentro de límites considerados normales. Los pacientes afectados de glaucoma normotensimo presentan un nervio óptico más frágil que requiere estar a tensiones oculares mas bajas que los límites normales. Suele tratarse de pacientes con alteraciones circulatorias que provocan que dicho nervio tenga un problema de irrigación y que, ante un mínimo aumento de la PIO o en PIOs normales, ya comienza a dañarse.

“Los pacientes afectados de glaucoma normotensimo presentan un nervio óptico más frágil que requiere estar a tensiones oculares mas bajas que los límites normales”

Dra. Elena Millá

Glaucoma pigmentario

En los pacientes afectos de glaucoma pigmentario existe un rozamiento crónico entre el iris y el cristalino que produce una liberación del pigmento del iris hacia el interior del ojo. Dicho pigmento puede situarse en los sistemas de drenaje del ojo, pudiendo llegar a obstruirlos.

Glaucoma pseudoexfoliativo

Los pacientes con glaucoma pseudoexfoliativo presentan un tipo especial de catarata que desprende unas escamas blanquecinas que, al situarse en las estructuras de drenaje del humor acuoso, causan su obstrucción.

Glaucomas secundarios

Puede existir un aumento de la PIO asociado a otros problemas intraoculares que, de manera secundaria, ocasionan un problema de drenaje del humor acuoso. Dichas patologías pueden ser: traumatismos que dañan la malla trabecular, uso prolongado de corticoides que causa fibrosis trabecular, inflamaciones intraoculares que dañan los sistemas de drenaje, hemorragias o tumores intraoculares que ocupan espacio, etc.


Comparte!
Comparte!

Escribe un comentario

Si desea ser informado sobre nuestros productos y servicios, marque esta casilla