Blog del Dr. García Cruz

@drgarciacruz

24 Julio, 2017

Técnicas de reproducción asistida enfocadas en el hombre

infertilidad

La infertilidad es uno de los mayores dolores de cabeza de las parejas que quieren tener descendencia. Ya sea por el factor masculino, el femenino o ambos, la infertilidad afecta a un porcentaje no desdeñable de parejas. Hoy os contamos algunas de las técnicas de reproducción asistida que pueden llevarse a cabo cuando para paliar este problema.

La inseminación artificial

Consiste en la introducción de los espermatozoides en el aparato reproductor femenino, habitualmente en el útero, procedentes del hombre de la pareja o de un donante. Ante de hacerlo, se seleccionan y se “activan” (proceso de capacitación), requiriendo como mínimo unos 2 millones de espermatozoides móviles progresivos. De este modo se logra una unión natural entre los gametos para lograr un embarazo. No obstante, en algunas ocasiones se induce la ovulación para aumentar las probabilidades de éxito.

Fecundación in vitro

Tras la inducción de la ovulación se punciona el ovario y se extraen los folículos para luego ponerlos en contacto con los espermatozoides seleccionados y capacitados. Tras la formación del zigoto, se debe implantar el mismo en el útero. Para mejorar los resultados se suelen implantar dos o más embriones, pudiendo aparecer en estos casos un embarazo múltiple. Aquí se explica con más detalle.

ICSI

El proceso es similar al anterior, pero en este caso se va a inyectar el espermatozoide en el óvulo. Esto es necesario cuando el factor masculino es una parte importante de la infertilidad, como cuando los espermatozoides no son móviles.

En los casos en los que haya que recuperar los espermatozoides desde los testículos (obstrucción de la vía seminal, antecedente de vasectomía, azoospermia en la muestra de semen, etc.) se pueden emplear varias técnicas: aspirado de los espermatozoides desde el epidídimo (mediante punción o mediante cirugía) o desde el testículo, extracción quirúrgica de los espermatozoides desde el testículo (abierta o microquirúrgica). Tras su obtención se deberán congelar los espermatozoides de cara a utilizarlos cuando convenga (no hay evidencia de que usar espermatozoides frescos sea mejor).

Si llevas tiempo intentando tener hijos y no puedes, no dudes en consultar con tu urólogo de referencia para obtener una evaluación y un tratamiento con alguna de estas técnicas de reproducción asistida si es necesario.

BANNER-CITA-EduGarcia

Comparte nuestros contenidos con tus contactos!

Escribe un comentario