Blog de Men's Health

@barnaclinic

2 agosto, 2017

Infecciones de orina y piedras en el riñón

infecciones y piedras

La infecciones de orina y las piedras en el riñón son dos patologías ya molestas de por sí. La primera produce síntomas irritativos como aumento de la frecuencia de la micción, dolor al orinar, molestias en la parte baja del abdomen, etc. Las segundas pueden ser asintomáticas o complicarse con un cólico nefrítico o una pielonefritis. Hoy os hablamos de la relación que tienen estas dos patologías entre sí.

La primera relación ya os le hemos avanzado: cuando las piedras en el rinón o el uréter producen obstrucción al flujo de la orina, se puede producir una pielonefritis, es decir, una inflamación / infección de la vía urinaria potencialmente grave. En estos casos habrá que desobstruir la vía urinaria para poder tratar la infección (ya sea con un catéter ureteral, con una nefrostomía o, en algunos casos seleccionados, tratando la piedra causante). En los casos en los que no se puede tratar la litiasis de entrada (cuando hay una pielonefritis instaurada no está indicado, por ejemplo), se deberá tratar esta piedra más adelante.

No obstante, la relación inversa entre las piedras y las infecciones también existe. Algunas de las bacterias que producen típicamente infección de orina tienen la habilidad de degradar uno de los componentes de la orina, la urea, y formar productos que favorecen la formación de litiasis. Proteus mirabilis es la más común de estas bacterias, aunque la que más poder de formar litiasis tiene es Corynebacterium. Estas bacterias producen un tipo de piedra especial, diferentes de las que se producen en los pacientes sin infecciones: fosfato amónico-magnésico o fosfato cálcico entre otros tipos de litiasis.

Para el tratamiento de estos tipos de litiasis o piedras en el riñón vamos a necesitar abordar completamente la infección y la piedra. Esto implica realizar un tratamiento antibiótico correcto y eliminar por completo la litiasis (si quedan restos pueden recurrir las infecciones y la formación de nuevas piedras). Posteriormente vamos a tener que tratar a estos enfermos con propensión a formar este tipo de infecciones y piedras con fármacos que disminuyan el riesgo.

Uronefrex es uno de estos fármacos y lo que realiza es la inhibición de la enzima bacteriana que rompe la urea, de modo que se disminuye el potencial formador de piedras. Otros componentes que pueden darse son moléculas que disminuyan el pH urinario, ya que las infecciones se dan con pH preferentemente elevados. La metionina es uno de estos componentes y se comercializa bajo el nombre de Lit-Control pH down (ya os hemos hablado de estos productos en otros posts). Lit-Control, un tratamiento con fitoterapia, también se muestra efectivo en el sentido de controlar las infecciones mediando el pH y también tenéis un post dedicado al mismo en el Blog.

Si te quedan dudas, contacta con nosotros y las resolveremos con mucho gusto.

BANNER-CITA-EduGarcia

Comparte nuestros contenidos con tus contactos!

Escribe un comentario